César Delicado




Ronda, 5 2º-B
30201 CARTAGENA (Murcia)
Tel. 868 091 870 - Móvil: 609405558
cesardelicado@gmail.com

César Delicado

“Mis clientes ponen en mis manos su patrimonio más valioso: su libertad”
César Carlos Delicado Oliva se dedica desde el año 1991 al mundo del derecho. Hemos hablado con él para que nos explicara qué servicios ofrece y cuál es su filosofía de trabajo.

¿En qué áreas del derecho está especializado?

La mayor parte de los casos que llevo se enmarcan en el campo del derecho penal y, aunque en menor medida, también en el mundo de la responsabilidad civil, derecho de familia y de la jurisdicción laboral. He llevado también asuntos de otra índole, pero soy básicamente un abogado penalista.

¿A qué perfil responden sus clientes?

Por regla general, mi cartera de clientes se compone de particulares que acuden a mi despacho acuciados por un problema penal importante. Antes también ofrecía mis servicios a empresas y compañías de seguros, pero con el tiempo me he decantado por el cliente particular. A nivel geográfico, trabajo en toda la provincia de Murcia, pero sobre todo en Cartagena, Murcia capital, San Javier y Totana.

¿Cómo definiría su filosofía de trabajo?

Mi trabajo se basa en la transparencia, la confianza y la comunicación con el cliente. Si falla una de esas tres patas, es poco probable que el resultado final sea satisfactorio para el cliente. Durante todos estos años he conseguido respetar esa política, lo que me ha reportado una clientela fiel que no ha dudado en recomendar mis servicios a familiares o amigos que se hayan podido ver envueltos en problemas penales y de cualquier otra rama del derecho.

¿Cuáles son los objetivos de futuro de su despacho?

Ha llegado un momento en que creo que es importante equiparar el porcentaje de casos penales que llevo con el de responsabilidad civil, lo que me llevará a seleccionar de algún modo la clientela. El derecho penal es una actividad muy estresante y que te hace enfrentarte a situaciones poco agradables, entre ellas el que la gente te etiquete por el mero hecho de haber defendido, por ejemplo, a gente relacionada con el narcotráfico o con las agresiones sexuales. De ahí que poco a poco vaya ampliando un poco más el abanico de casos no penales que acepto. En cualquier caso, seguiré trabajando con rigor y profesionalidad y tratando a cada cliente de un modo directo y personalizado; no hay que olvidar que el cliente, al acudir a mí, está poniendo en mis manos el patrimonio más valioso que tiene una persona: su libertad. Finalmente, considero que el uso de las nuevas tecnologías van a ocupar un papel primordial en el futuro de mi despacho y en todos los despachos de España, puesto que si no las usamos, nuestro campo de actuación se irá estrechando progresivamente

Abogados