Iruzubieta-Kraus


Duque de Medinaceli, 12, 3º izquierda
28014 Madrid
Tel. 91 429 59 13 - Fax 91 429 07 27
e-mail: abogados@iruzubieta.com

 

Iruzubieta-Kraus

RAFAEL IRUZUBIETA FERNÁNDEZ Fundador de Iruzubieta-Kraus
“Tenemos el convencimiento de que la abogacía artesanal no desaparecerá”
El despacho Iruzubieta-Kraus fue fundado en 1963 por Rafael Iruzubieta Fernández, doctor en Derecho por la Universidad Complutense de Madrid. Posteriormente se incorporaron al bufete David Kraus Herreros y Rafael Iruzubieta Peláez.

¿En qué áreas del derecho trabaja el despacho?

El nuestro es un despacho de los llamados artesanales, que se dedica, sobre todo, a la defensa de pleitos ante los tribunales de justicia. Somos un despacho procesalista. Dentro de los pleitos que dirigimos la gama es muy amplia. Comprende el derecho mercantil (en especial el concursal) y el civil, laboral y penal, en especial el económico. La imbricación de estas áreas en el derecho concursal hacen imprescindible su conocimiento y aplicación conjuntos.

¿Qué distingue a su despacho en cuanto a los servicios profesionales que ofrece a sus clientes?

El principal servicio que proporcionamos a nuestros clientes es poner a su disposición nuestra dilatada experiencia en la dirección de los procesos judiciales, a lo que hay que sumar el conocimiento del derecho material que se aplica en los diferentes pleitos que nos confían. El derecho procesal tiene una importancia decisiva en el ejercicio de la profesión de abogado. Por eso, puede decirse que quienes manejan el derecho procesal son especialistas en esa rama del derecho, imprescindible para llevar los juicios con eficacia.

¿Cuál es el común denominador de sus clientes?

El perfil de nuestros clientes viene determinado por esa simbiosis, que permite defender los pleitos con una dirección unitaria. No es necesario reunir a distintos abogados especializados en las diferentes ramas del Derecho para dirigir un proceso. Un despacho multidisciplinar como el nuestro puede atender al cliente con una visión de conjunto que resulta muy útil, sobre todo en el derecho concursal.

¿Considera que se está mercantilizando el ejercicio de la profesión, dando prioridad a la cuenta de resultados antes que a los problemas de los clientes?

No hay que pensar en la abogacía como un negocio. Vemos la profesión de abogado desde la perspectiva más tradicional, más humana, dirigida a ocuparse de los problemas de los demás, velando por encima de todo por sus intereses y sin anteponer a ello su solvencia económica. Luego vendrán los honorarios del abogado, como es lógico.

¿Cómo ve el porvenir de la abogacía?

El futuro de la abogacía está asegurado, porque va unido a la defensa de los derechos. Nuestro Derecho positivo, como todos los Ordenamientos del mundo civilizado, exige la intervención de abogado prácticamente en todos los procesos judiciales. Lo que sucede es que la abogacía se está transformando y estamos pasando de la abogacía artesanal, a cuya categoría pertenece nuestro despacho, a la abogacía que se ejerce en los grandes despachos. Pero tengo el convencimiento de que la abogacía artesanal no desaparecerá, porque rinde un servicio a la sociedad que es muy competitivo con el que prestan los grandes despachos.

Y en un orden personal ¿es absorbente la profesión de abogado; no permite otras dedicaciones?

Es absorbente, pero debe permitir, por la propia formación integral del abogado, otras dedicaciones que completen el perfil humanista de la abogacía. En mi caso, mi gran dedicación, fuera de la abogacía, es la India. Tengo constituida una fundación en la Universidad Nehru, de Nueva Delhi, para premiar cada año a los alumnos mejor graduados en filología española y organizo periódicamente en España cursos para divulgar la cultura india en nuestro país. Desde el año 1996, y además de muchos ciclos en otras instituciones, he organizado seis cursos dentro de los Cursos de Verano de la Universidad Complutense de Madrid, el último en el año 2007. Dentro de esos cursos incluimos temas económicos y jurídicos para promocionar la introducción en la India de empresas españolas.

Abogados