» Directorio » Sectores » Servicios » Abogados » Ruiz de Velasco  


 
   

 

Sagasta, 12 4º Dcha.
28004 MADRID
Tel. 91 593 17 46 - 91 446 29 95
Fax 91 446 32 93

 

Ruiz de Velasco: Un referente en derecho procesal

Ruiz de Velasco Abogados es un despacho de abogados de larga tradición familiar, con lejanos antecedentes jurídicos aunque su origen data de 1930. Hoy en día, esta firma madrileña está especializada en las áreas de derecho civil y mercantil y, más concretamente, en el derecho procesal.

Con un equipo humano formado por siete Letrados y un Procurador de los Tribunales, Ruiz de Velasco Abogados basa su filosofía de trabajo en una clara especialización y, sobre todo, como explica Jaime Ruiz de Velasco, responsable del despacho, “en ofrecer un servicio directo, personalizado y eficaz que ha reportado un notable nivel de fidelidad entre nuestra clientela”.

Todo tipo de clientes

Actualmente, Ruiz de Velasco Abogados cuenta con una cartera de clientes que se puede clasificar en tres grandes grupos. Las grandes empresas, cuyo máximo exponente es el Grupo Mahou-San Miguel, que desde hace más de medio siglo deposita su confianza en esta firma para la defensa de sus intereses procesales, comerciales y de distribución.

El segundo perfil de cliente del despacho es la mediana empresa, como por ejemplo el Grupo Irisarri, Pescaviar, etc. a quien la firma ofrece sus servicios en materia de procedimientos judiciales y como asesor mercantil y contractual. Por último, los clientes particulares, que confían en Ruiz de Velasco Abogados, especialmente en asuntos relacionados en materia de derecho de sucesiones y derecho nobiliario, ambos estos en los que prima la confianza y el trato personal.

Especialización

Uno de los aspectos que mejor define la trayectoria de Ruiz de Velasco Abogados es su clara especialización en el derecho procesal, un campo en el que el porcentaje de éxito es muy elevado.

En este sentido, Jaime Ruiz de Velasco sostiene que “el derecho procesal contiene dos grades retos; los plazos, que son improrrogables, y los informes orales en el Juzgado, que deben prepararse concienzudamente para que nada falle. Y para ello, un Letrado necesita dedicación, tiempo y estudio. En materia procesal las prisas no son buenas consejeras. En cierto modo y como decían los que fueron maestros de este despacho, los de las generaciones anteriores, los asuntos hay que tramitarlos de forma artesanal.”

De cara al futuro, los responsables de este bufete madrileño apuestan por mantener su política de calidad, eficacia y servicio al cliente. “Queremos seguir creciendo, pero lo haremos de una forma controlada y que ni nos desborde ni, por supuesto, perjudique en lo más mínimo los estandares de calidad que nos han acompañado desde hace más de setenta años y que nos han convertido en una de las firmas con más prestigio y tradición del país.”